Se modifican los plazos para implementar el SARLAFT en las entidades vigiladas por la Supersolidaria
Circular Externa 10 del 31 de julio de 2017

 

A través de la Circular Externa 10 del 31 de julio de 2017, la Superintendencia de la Economía Solidaria dio a conocer su decisión de ampliar los plazos inicialmente previstos para la implementación del SARLAFT (Circular Externa 04 de 2017). Para tal fin se estableció el siguiente cronograma con los nuevos plazos:

En la Circular la Superintendencia dispuso que mientras se adelanta el proceso de implementación del SARLAFT, todas las organizaciones vigiladas deben tener en funcionamiento el SIPLAFT previsto en la Circular Básica Jurídica No. 06 de 2015 para las cooperativas de ahorro y crédito y para las organizaciones diferentes a las cooperativas autorizadas para ejercer actividad financiera, de manera que se garantice la efectividad en la prevención del riesgo de lavado de activos, la financiación del terrorismo y de la proliferación de armas de destrucción masiva.

También advirtió que las organizaciones vigiladas deberán continuar cumpliendo con los reportes externos señalados en el numeral 2.2.7.2, de la Circular Externa 04 de 2017, en los términos y plazos allí señalados.

Con el fin de verificar la implementación del SARLAFT en los plazos establecidos, la Superintendencia monitoreará el avance, mediante el diligenciamiento del formato que menciona la Circular, el cual deberá ser reportado a través del Sistema Integral de Captura SICSES, dentro de los 10 días calendarios siguientes al corte de cada trimestre, hasta su implementación. El primer reporte se realizará con corte al 30 de septiembre de 2017, dentro de los 10 primeros días calendarios del mes de octubre de 2017.

La Circular 10 de 2017 entró en vigencia a partir del 1º de agosto de 2017, dado que fue publicada en el Diario Oficial No. 50.312 de esa fecha.

Alcance del SARLAFT:

El SARLAFT debe abarcar todas las actividades que realizan las organizaciones solidarias vigiladas en desarrollo de su objeto social principal y prever además procedimientos y metodologías que las protejan de ser utilizadas como instrumento para el lavado de activos y/o canalización de recursos hacia la realización de actividades terroristas, o del ocultamiento de activos provenientes de dichas actividades, prácticas que podrían darse a través de sus asociados, de los miembros de los órganos de administración y control, de sus empleados y de sus contratistas.

Etapas del SARLAFT:

El SARLAFT que implementen las organizaciones solidarias vigiladas debe comprender como mínimo las siguientes etapas:

  • Identificación. El SARLAFT debe permitir a las organizaciones solidarias vigiladas identificar los riesgos de LA/FT inherentes al desarrollo de su actividad.

Esta etapa debe realizarse previamente al lanzamiento de cualquier producto, la modificación de sus características, la incursión en un nuevo mercado, la apertura de operaciones en nuevas jurisdicciones y el lanzamiento o modificación de los canales de distribución.

  • Medición. Posterior a la etapa de identificación de riesgos, el SARLAFT debe permitirles a las organizaciones solidarias vigiladas medir la posibilidad o probabilidad de materialización del riesgo inherente de LA/FT frente a cada uno de los factores de riesgo, así como el impacto en caso de materializarse mediante los riesgos asociados.
  • En la etapa de control las organizaciones solidarias vigiladas deben adoptar las medidas conducentes a controlar el riesgo inherente. El control debe traducirse en una disminución de la posibilidad de ocurrencia y/o del impacto del riesgo de LA/FT en caso de materializarse.
  • Esta etapa debe permitir a las organizaciones solidarias vigiladas hacer seguimiento del perfil de riesgo y, en general, del SARLAFT, y ver la evolución de su riesgo.
Elementos del SARLAFT:

El SARLAFT que implementen las organizaciones solidarias debe tener como mínimo los siguientes elementos: políticas; procedimientos; documentación; estructura organizacional; órganos de control; infraestructura tecnológica; divulgación de información, y capacitación.

De acuerdo con lo anterior, las políticas deben orientar la actuación de los empleados de la organización solidaria vigilada para el funcionamiento del SARLAFT y establecer los procedimientos sancionatorios frente a su inobservancia y las consecuencias que genera su incumplimiento.

Los procedimientos de ejecución y de control adoptados dentro del SARLAFT, deben permitir la implementación y funcionamiento, tanto de sus etapas como de sus elementos. Así mismo, las etapas y los elementos del SARLAFT que implementen las organizaciones deben constar en documentos y registros, garantizando la integridad, oportunidad, confiabilidad y disponibilidad de la información allí contenida.

Es necesario que las organizaciones solidarias establezcan y asignen facultades y funciones a los distintos órganos de administración y control, referentes a las distintas etapas y elementos del SARLAFT.

Adicionalmente, las organizaciones solidarias vigiladas deben contar con las herramientas tecnológicas y los sistemas para garantizar la adecuada administración del riesgo de LA/FT. Por otra parte, las organizaciones solidarias deben diseñar un sistema efectivo, eficiente y oportuno de reportes, tanto internos como externos, que garantice el funcionamiento de sus procedimientos y los requerimientos de las autoridades competentes.

Por último, las organizaciones deben diseñar, programar y coordinar planes de capacitación sobre el SARLAFT dirigidos a todas las áreas y funcionarios de la entidad.

Es importante mencionar que esta entidad gremial comparte la finalidad de implantar un sistema enfocado a la administración del riesgo del LA/FT, la cual consideramos sana. Sin embargo, tal como se lo expresamos a la Superintendencia a principios de 2014 – con ocasión del Proyecto de Circular Externa mediante la cual se impartían instrucciones para la prevención y el control del LA/FT en las organizaciones de economía solidaria que no ejercen actividad financiera- podría resultar inconveniente imponer esta obligación a todas las organizaciones de la economía solidaria vigiladas por la Supersolidaria, dada la gran cantidad de entidades existentes, sus tamaños, las actividades que realizan y, sobre todo, los niveles de riesgo inherentes a cada una.

No obstante, la Superintendencia expidió la Circular Externa 04 de 2017 que impone a todas las entidades vigiladas la obligación de diseñar y adoptar el SARLAFT, por lo cual es necesario que las cooperativas inicien las gestiones necesarias con el fin de cumplir esta disposición, dentro de los plazos máximos establecidos: 31 de julio/17 para las organizaciones de 1 y 2 nivel de supervisión y 31 de octubre/17 para las de tercer nivel.

Tomado de: http://confecoop.coop/actualidad/actualidad-2017/implementacion-del-sarlaft-para-las-entidades-vigiladas-por-la-supersolidaria/